MISCELÁNEA

El principal error en el ayuno prolongado

Últimamente me gusta darle vueltas a una perspectiva más cognitiva del ayuno y menos materialista o técnica, es por eso que me enfoco más en la parte mental del que hace el ayuno. No me malinterpretéis, pues la parte metodológica y los procedimientos materiales son muy importantes, pero son el pico del Iceberg. Todo empieza en la mente y todo acaba en la mente.

Pero por mucho autocontrol que tengas, hay comportamientos que no puedes controlar, ajenos a ti, y bajo la tutela de las hormonas y los neurotransmisores. Una vez estas conductas se han puesto en funcionamiento, son irrevocablemente llevadas a cabo.

¿Sabes por qué? Porque la conciencia (lo que tú crees que eres, haces, piensas y ejecutas) es solo una parte que tu cerebro desarrolló para mejorar su adaptación al entorno. No ahondaré en la materia, porque nos estamos yendo por las ramas, y si la ciencia aún no ha descubierto el enigma de la conciencia, no seré yo el que lo solucione. Sin embargo, me gustaría aclararte que todas las decisiones que tomas, a nivel consciente, han sido previamente deliberadas y tomadas en tu inconsciente bajo las órdenes de tu metabolismo (hormonas, neurotransmisores, péptidos,…).

A grosso modo, lo que quiero que tengas claro es que tu cerebro, estado de ánimo, motivaciones y enfoque, dependen en gran medida de tus hormonas y equilibrio de neurotransmisores. Y este equilibrio se ve afectado constantemente en el día a día por las actividades que haces, las relaciones que tienes… pero también, por lo que comes.

¿Por qué te he soltado todo este rollo? Ahora lo entenderás.



El error que hace que falle tu Ayuno Prolongado

Como he explicado antes sin entrar en detalle, nuestros estados anímicos se ven alterador por la alimentación, y una vez estos han sido lanzados (triggered) ya no tienen marcha atrás.

Sin embargo, podemos adelantarnos a estos estados, analizando qué los provoca y manipulándolos en nuestro favor. Como bien se sabe desde hace muchos años en psicología, quien manipula el contexto, puede manipular la conducta.

Existen otros tipos de errores a la hora de comenzar el ayuno, adherirse a él, o seguirlo diligentemente, pero nos centraremos en EL ERROR, ya que entender cómo funciona, nos ayudará a comprender a su vez, el origen de la mayoría de los errores en el ámbito del ayuno prolongado.

Así que pasemos a detallar EL ERROR por el que se fracasa en el ayuno prolongado, su porqué y su solución. Allevoy!.



1 Crónica de una muerte anunciada

Te han echado del buffet libre de debajo de tu casa y no te extrañaría de que, en caso de no haber hecho quebrar el negocio, recibieras una denuncia en los próximos días, por la manera en la que has ultrajado sus despensas.

No crees que existan cifras suficientes para contabilizar el número de carbohidratos que has ingerido. Así que es el momento de iniciar un ayuno prolongado, para compensar. Aunque una férrea disciplina y motivación estratosférica te podrían hacer triunfar en tu objetivo, lo más probable, sobretodo si llevas mucho tiempo sin ayunar o es tu primer ayuno, es que en unas 12h. estés otra vez en el buffet libre.



2 Esto del ayuno es muy duro, mejor haré dieta Keto

Después de ingerir tal cantidad de alimentos, tu dopamina y serotonina están tan arriba que te crees capaz de hacer cualquier cosa. Tu cerebro ha soltado tanta química en tu sangre para reforzar esa dosis de alimentación grotescamente excesiva, que te sientes un es todopoderoso, feliz y despreocupado.

Además, al estar hinchadísimo de comer, no eres capaz de imaginar cómo es el hambre. Tienes el azúcar y la insulina por las nubes. Todos estos factores van a jugar en tu contra en unas horas. Tu bajada de azúcar va a ser durísima, con lo que tu hambre aumentará de manera inversamente proporcional. Tu regulación a la baja de neurotransmisores va a ser incluso peor, con lo que tendrás un estado anímico bajo, levemente depresivo, que te impedirá tener ganas de nada, además de sentirte pesado y triste (seguro que esto es lo que te pasa cada lunes, después de un fin de semana increíble). Todo lo que sube, baja. Y suele tener efectos devastadores en el estado de ánimo.



3 Mañana empiezo, pero de verdad

¿Lo has entendido?. Da igual lo que quieras o tengas planteado, tu estado mental va a ser tan débil y vas a tener tan poca disciplina que es extremadamente improbable que cumplas con el ayuno. Así que te voy a dar las soluciones para que esto no pase, si te has leído el libro, te sonarán todas, pero nunca está de más recordarlas:

– Planea el descontrol: Si te vas a poner en modo Kirby berserker, devorando con todo lo que te encuentres a tu paso, un día antes, intenta vaciar tus depósitos de glucógeno, asumiendo una dieta de proteínas y grasas.

Gánate los carbohidratos: Como decía Poliquín, los carbohidratos hay que ganárselos. Si vas a ir a arrasar a tu restaurante favorito, previamente destrózate en el gimnasio con entrenamientos interválicos y de alta intensidad.

Amortigua la bajada de azúcar y dopamina: Si ya es tarde para todo lo anterior y quieres ayunar después de muchos descontroles, ya que has iniciado el bucle de obesidad, córtalo de golpe con días de proteínas y verduras. SOLO proteínas de origen animal magras (nada de lácteos) y verduras. Estos alimentos (pollo, sardinas, tomates, ternera, calabacines, berenjenas,… ) harán que te sea mucho más sencillo controlar el impulso de comer y llevan la suficiente grasa y están lo suficientemente sabrosos como para que no eches de menos comer. No limites tu ingesta.

Distráete sin parar: No dejes a tu cerebro divagar. Camina, camina y camina. Hártate de caminar. Si tienes acceso a un gimnasio entrena, sin miedo, a la intensidad que te apetezca. Si tienes buena forma física haz sprints, nada, haz bicicleta,… No te quedes quieto y si puede ser, mantente alejado de la cocina, la comida y los restaurantes todo lo que puedas. Si estás acostumbrado a comer viendo la televisión o jugando a videojuegos, aléjate de ellos estos días. Recuerda, el contexto provoca la conducta. Estás intentando dejar de ser un yonki, no lo olvides.

Si necesitas algo dulce como un drogadicto, usa las bebidas edulcoradas. Tu cuerpo va a pedir marcha, querrá todo lo que tengas cerca con el máximo contenido en azúcar y grasas. El azúcar está bajando y se está quedando sin poder usar la glucosa. Quiere algo de azúcar y lo que más azúcar tiene son las cosas dulces. Pues hackealo.

Aunque no estoy a favor del consumo excesivo de edulcorantes (por lo que hace a tu micota intestinal) es una manera de saltarse el mono de azúcar. Bebidas Light 0 calorías.

No prolongues esta fase de regulación mental más de lo indicado.

No pierdas de vista tu objetivo, que no es otro que estabilizar tu mente antes de lograr la serenidad y calma necesarias para un ayuno prolongado, que es lo que te va a dejar el cuerpo como nuevo.

Dos o tres días en esta fase suelen ser suficientes, enseguida notarás que tus ataques de hambre bajan, tu estado de ánimo se regula y tu necesidad por el dulce pasa a ser prácticamente nula.

Enhorabuena, puedes planificar tu ayuno prolongado sin los desequilibrios mentales que te ha ido ocasionando el azúcar.



Conclusión

Si después de todo este batiburrillo de ideas y conceptos comprimidos tuvieras que llevarte una idea me gustaría que fuera la siguiente: Conoce las bases biológicas de tu cerebro para adelantarte a él.

El conseguir triunfar o fracasar en tus ayunos prolongados es solo un ejemplo de lo que puede hacer tu mente por ti o en contra tuyo. No te permitas ser una marioneta del contexto. Todo lo que piensas, sientes, deseas o planificas, tiene un motivo subyacente en el maravilloso órgano que guardas dentro del cráneo. Y la manera más sencilla para comenzar a ser su dueño, como si de una partida de ajedrez se tratase, es aventajarle en varios movimientos.

En este caso hemos visto los movimientos que tu cerebro hará tras una copiosa comida, o darte un festín en el que haya abundancia de carbohidratos, o lo que te puede llevar a declarar con pura inocencia que vas a ayunar decenas de días. Ahora que sabes que partida se va a jugar, te toca a ti, con las herramientas aquí planteadas, no tener piedad del adversario más poderoso al que te puedes enfrentar: Tu mismo.

Author


Norosa