MISCELÁNEA

Algunas lecciones de 2023

 

¡Feliz año a todos!

Hacía mucho tiempo que no posteaba nada, así que para no empezar con las típicas excusas del trabajo, familia, guerra, pandemia, apocalipsis financiera, fascismo, cambio climático y demás patrañas que usan los cuerpoescombros para mantenerse fofitos, he querido aprovechar el momento de inicio de año para volver a escribir. Ojo, a escribir, que de entrenar y estar del copón bendito no he parado, y espero que tú tampoco.

¿Cómo estáis? ¿Seguís ayunando? ¿Haciendo fullbody? ¿Los sprints qué tal? ¿Cuántas modas estúpidas habéis seguido y abandonado en este tiempo? Volviste a creer en la dieta Keto? Ay ay ay… con todo lo que hemos hablado aquí y en nuestro grupo de telegram, más te vale no haber caído en las redes de algún noname, de los que copypastean a los americanos con una latencia de 2-3 años, o de esos que te dicen que tiene una genética privilegiada, y por eso se ve como un Mr. Olimpia en volumen, solo comiendo arroz y pollo.

Espero que no hayas perdido la cordura, y hayas emprendido el camino de escucharte a ti mismo, a tu cuerpo y a tus sensaciones… y hayas comenzado a dar la importancia que tienen a las diferencias individuales. En serio, esto no es un post de autoayuda, pero es un hecho que eres único, y necesitas una alimentación y entrenamiento personalizados por y para ti. Recuerda que el universo conspira para hacer tus deseos realidad y… nah, es broma, ponte las pilas que este año viene fuerte, así que al lío.

Las lecciones del 2023

Como ya sabéis, soy de los que piensa que cuando alguien mantiene su opinión inamovible durante mucho tiempo, sin ni siquiera replanteársela, es estúpido. La vida, la ciencia y el conocimiento está en constante avance, y lo más lógico es replantearse ciertas posturas, cuando no cambiarlas. No no, esto no va de cambiar de opinión cuando te comprometes con algo, esto va de descubrir nueva información o tener nuevas experiencias, que te hagan cambiar de parecer. El compromiso es una cosa, y el conocimiento es otra. No marees la perdiz que te veo venir en tu Falcon a discutir.

A lo largo del 2023 he experimentado conmigo y con algunas de las personas con las que tengo el extremo placer de entrenar y he llegado a una serie de conclusiones y resultados, que me parecen amenos para explicar en este primer post, tras tantos meses sin publicaciones. Probablemente a muchos de ellos ya hayas llegado tú por tu cuenta, y a los que no, es más que probable que llegues en un futuro por ti mismo, así que te recomiendo que abras la mente y las pruebes en ti mismo.

Veamos algunos…



1. Ya no entreno en series regulares

Hacia mitad del año, quizás algo antes, dejé de entrenar en 3×10, 5×8 y demás series estándares. Anteriormente, de manera ocasional, metía algunos rest-pauses, dropsets y demás putadas en mis entrenamientos, pero desde entonces, entreno EXCLUSIVAMENTE con este tipo de metodologías. De esta manera trabajo de manera descomunal (muchísimas series) en un periodo de tiempo muy corto. Y os digo una cosa, he conseguido mejorar MUCHO.

2. Ya no entreno por la tarde

A lo largo de mi vida deportiva he entrenado en multitud de franjas horarias, pero desde inicios del año anterior entreno exclusivamente por la mañana. ¿El motivo? Empiezo el día con más energía, entreno con más fuerza y descansado, y priorizo la salud (se entrena por salud, la estética viene sola con la progresión) porque no existe la posibilidad de saltarse el entrenamiento.

3. Dormir es mi hobby más preciado

No importa cuantas horas duermas, estás durmiendo poco. Si entrenas y tienes una vida activa, priorizar el dormir por encima de cualquier actividad lúdica ha multiplicado mi energía x10. No me malinterpretes, continúo perdiendo el tiempo en la consola, sigo quedando con los colegas en el bar, y todas esas cosas… es más, las hago mejor y con más energía, pero las hago menos.

4. El cardio es una buena herramienta PERO…

Si es trackeando las pulsaciones, y si es tu opción secundaria después de las pesas. Ah, y el único cardio que valoro es andar deprisa y/o en cuesta. Si haces otro tipo de deportes de resistencia por placer, disfrútalos, pero es más que probable que no estés contribuyendo a tu bienestar de la mejor manera. Acuéstate antes, levántate antes. No importa las veces que lo leas, te va a cambiar la vida.

5. No hay descansos

Los días de descanso, las vacaciones, los cheat days o días trampa… son capaces de sacarnos del bucle de éxito en el que nos hemos metido durante los cinco días anteriores. No estoy en contra de ellos, pero ahora los interpreto de manera más flexible. No suelo poner días trampa en las planificaciones, si surge un evento social, trato de mantener el hábito de comer bien y no beber alcohol (o beber muy poco), y poco más. Eso sí, al gimnasio voy cada día y para ello he adaptado mi rutina, minimizando un poco las cargas de trabajo, para no tener que descansar, pero tampoco sobrecargarme o caer en lesiones.

En mi caso ir al gimnasio diariamente, me mantiene en el rumbo y me da ese toque de concentración mental y motivación que necesito.

6. Entreno las piernas con cuidado

Si estás fuerte y te tomas los entrenamientos en serio, sabrás (y habrás notado) que entrenar piernas te revienta el sistema nervioso. Por lo que es normal, que después de un duro entrenamiento de tren inferior, quedaras durante días agotado y sin ganas de ir al gym, con cansancio extremo, e incluso te resfriaras.

Era mi caso, por lo que actualmente mis entrenamientos de piernas van a altas repeticiones y utilizar ciertos trucos para “dividir” el peso muerto en partes o trabajar las distintas partes de las piernas de manera aislada. Cuando quiero trabajar piernas a tope, lo hago junto con todo el cuerpo en vuestros amados sprints en cuesta. Como este tema interesa a mucha gente, lo comentaremos más adelante.

7. Las sensaciones dominan

Hace mucho que dejé de leer sobre qué alimentos son buenos o malos, ya lo sabéis. Durante este año he ido experimentado con qué alimentos me dan más energía y qué alimentos me la quitan.

Mi lista, repito MI LISTA (no tiene que ser la tuya) está bastante acotada, habiendo alimentos demonizados como el pan o el queso en la lista de alimentos que me dan energía.

También he notado que la cantidad del alimento (hay alimentos que si como más de cierta cantidad, me restan energía) así como mezclarlo con otro alimento, influyen mucho en su digestión y como me siento después. No he encontrado un patrón concreto para esto, así que, voy por sensaciones y apuntes. Lo mismo que acabo de explicar para los alimentos, es aplicable para los entrenamientos, experimento cada rango de repeticiones, cada ángulo de movimiento y cada tiempo de descanso para los ejercicios que hago, tratando de buscar la incomodidad y con ello la hipertrofia.

Y como no podía ser menos, me pasa igual con el descanso. Hay días que duermo más y días que duermo menos, en función de la actividad física y mental que haya tenido.

Creo que es conveniente que todos conozcamos nuestros patrones y podamos ser capaces de aplicar esta ciencia personal sobre nosotros mismos, porque por muchos datos que tenga el entrenador, médico o nutricionista, nunca va a tener nuestras sensaciones.

8. Soy mucho más selectivo

Esto quizás nos pasa a todos con la edad o con la experiencia, pero este último año he aprendido a ser muy cuidadoso con los temas que considero claves:
  1. Tiempo
  2. Personas
  3. Alimentos



En resumen, es algo aplicable al entrenamiento, la alimentación, el trabajo… y casi cualquier aspecto de la vida, puesto que tenemos una cantidad de recursos limitada (sea materiales o cognitivos, o sea EL TIEMPO como el recurso más valioso que tenemos).

Intento seguir la máxima de “si no me hace mejor, no me sirve”.


The Step-By-Step Approach To Fixing Your Nutrition & Exercise for a Lean & Healthy Life
BÁSICOS PARA POTENCIAR LA SALUD

Author


Avatar